AEscena

Preguntas sobre el teatro del mundo

SILENCIO

Este post no quiere ser triste ni homenajear a Bernarda Alba, sino todo lo contrario. Y es que vivimos en un momento en el que el silencio es tan preocupante como necesario. Y me explico.

Últimamente, cuando alguien no me responde a un correo, un Whatsapp u otro mensaje, me es difícil no pensar que esa persona o alguien allegado a ella pueda haber enfermado, está triste, o le haya sobrevenido alguna desgracia. A todos nos ha tocado el virus de cerca, de una u otra manera, y le hemos visto las orejas al lobo, quizás más de una vez. A mí por fortuna no me ha tocado, al menos aún, y en mi círculo cercano no he recibido más que algunos sustos. Pero estoy pensando mucho. Pensando más, y hablando menos.

En serio, piensa.

Decía Maeterlinck que «el silencio es el sol que madura los frutos del alma«. Y así estoy yo, madurando cosas. Por eso he sido más parco en palabras en este blog, y lo voy a seguir siendo un tiempo. En parte porque me salen ideas demasiado largas que creo que te aburrirían, o ideas que no aportan esperanza (como mi música para el virus, Atmosfears). Estoy absolutamente convencido de que la cultura es necesaria, más que nunca, y sin ponerme mesiánico, mi intención es ayudar a que otros se sientan mejor, ya sea con el arte o con mi persona.

Pero por encima de todo guardo silencio porque este momento me obliga a repensar temas laborales y personales, y porque ocurren cosas que me roban tiempo de la vida contemplativa. Si todo sale bien, en una semana sabré si en diez días ruedo un proyecto. Y esto de vivir tan al día, esta constante incertidumbre, no es lo mejor para un control freak como el que suscribe. Pero es lo que hay. La pandemia que vino y se quedó, y con la que estamos aprendiendo a convivir, requiere más desconexión del mundo exterior y más conexión con uno mismo. Y esto puede sonar hippie o lo que sea, pero yo quiero pensarlo como una herramienta filosófica o psicológica: pensar en el presente y el incierto futuro, algo de lo que ya escribí en mi último post.

«Let’s be careful out there»

Como decía aquél, «tengan cuidado ahí fuera«. Pero sobre todo, tengan cuidado ahí dentro.


Jorge Rivera

Director y vividor, cuando me dejan.


Si quieres saber más sobre mi y mis proyectos, puedes verlos en jrivera.eu o apuntarte a mi boletín de noticias.

Siguiente Publicación

Dejar una contestacion

© 2020 AEscena

Tema de Anders Norén

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.