AEscena

Preguntas sobre el teatro del mundo

El futuro

Me pidieron que escribiera sobre «el futuro» para el boletín de Cámara de Comercio Hispano-Danesa, que saldrá en unas semanas. Me salieron otros pensamientos que quiero compartir aquí. Unos bonus track.

Te traduzco la cita algo más abajo…

Systematic overthrow of the underclass

Hollywood conjures images of the past

New world needs spirituality

That will last

I’ve seen the future and it will be.

Prince, The Future

«Derrocamiento sistemático de la clase baja / Hollywood conjura imágenes del pasado // El mundo nuevo necesita espiritualidad /que durará // He visto el futuro y será.

Esta estrofa es de un tema que Prince hizo para «Batman» de Tim Burton, no de un tratado de pseudopsicología o política. Me encanta su última línea y veo que las primeras resuenan en nuestro presente.

Escribía Orwell que quien controla el presente controla el pasado, y esto se ha visto a lo largo de la historia (ya sé que soy pesadito con el tema). Sin embargo, durante este confinamiento he atendido a güebinarios desos modernos, donde el filósofo Daniel Innerarity, al que sigo con interés, decía (y aquí parafraseo) que quien controla el futuro, controla el presente. Y digo yo: ajá, quien controla el futuro controla todo.

Pero aquí viene el giro: nadie controla el futuro. Nos lo ha demostrado la puñetera pandemia cuando nuestros planes de futuro hicieron plof.

Y además: ¿A qué futuro nos referimos? ¿Al de mañana, al del mes que viene, al del año que viene, o al del refrán «dentro de cien años, todos calvos»? Concreticemos, damas y caballeros, que para cada meta hay una estrategia, o quizás varias, si eres de los de tener siempre un plan B, como el que suscribe.

No quiero pecar de Mr. Wonderfuturista y decirte «si quieres puedes» o «si no lo consigues es porque no lo has intentado suficiente». Pero si no te pones, desde luego que no hay ningún futuro. Yo creo que no hay futuro. Y no lo digo en plan pesimista, sino literal: El futuro no existe, se crea desde el presente. Cuál de los futuros posibles, y a qué distancia está lo decides tú. Y yo, vamos.

«No future for me» o «Pretty vacant». Desencantados.

Volviendo a Innerarity: teniendo una meta futurible (que no futura) podemos trabajar en el presente (él habla sobre todo a nivel político y social). Trabajando por el futuro desde el presente, que es lo que más o menos controlamos, controlaremos el pasado… u otros lo harán por nosotros.


Jorge Rivera

Director y vividor, cuando me dejan.


Si quieres saber más sobre mi y mis proyectos, puedes verlos en jrivera.eu o apuntarte a mi boletín de noticias.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

4 Comentarios

  1. mvt 24/06/2020

    Comparto todo lo que has escrito. Concreto, realista y por desgracia retrata lo crudo que lo tenemos, pero como bien dices, trabajemos el presente para tener un futuro.

  2. Daniel Mateos Chatín 24/06/2020

    Como decía Joe Strummer: «The Future is Unwritten», y no está escrito porque, tal y como decía Mithrandir (Gandulfo para los amigos), nosotros «sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado». Es ahí pues, como sabiamente dices, ¡oh tú, George!, donde radica el tema en cuestión; el presente como generador de futuro, algo que nos llevaría a la razón de ser del budismo zen: el Satori, que no es otra cosa que la iluminación y el descubrimiento de que solo existe el presente (de donde nacen el pasado y el futuro).
    Ya lo decían los Sabbath también: «I’ve seen the future and I’ve left it behind».
    Toooooma hipérbole cuatrifásica y churrigueresca que he hecho: Strummer, Tolkien, Budismo y Sabbath todo en uno… y uno todo.

    • JRivera 24/06/2020 — Autor de artículo

      ¡Que vivan las hipérboles, los Sabbath y los churros!

Dejar una contestacion

© 2020 AEscena

Tema de Anders Norén

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.